Dark Side of the Sun

Sunday, December 16, 2007

Lens Flares Anamórficos

Espero no haber asustado a nadie con el título. A alguno le sonará a chino, pero que no panda el cúnico. Leyendo este artículo aprenderás lo que es un Lens Flare, lo que es un Anamórfico (aplicado al cine, no aplicado a tu amigo el feo) y, ante todo y sobre todo, aprenderás a apreciar la firma secreta de las grandes películas de acción que nos marcaron hace 20-30 años.

El "género" de las grandes películas de acción de Hollywood nació a finales de los años 70 y principio de los 80, con películas como las de Indiana Jones, Star Wars, E.T., Los Goonies, Encuentros en la Tercera Fase...

*INCISO: No es inocente que 3 de esas 5 películas que he citado sean de Spielberg. Aunque algunos afirmamos que Spielberg es un verdadero autor, como lo fue Hitchcock en su día, para las masas Spielberg es el paradigma del cine comercial palomitero. Creo que esta opinión se debe a una falta de perspectiva. Es cierto que el cine de Spielberg se parece mucho a las avalanchas de películas de acción que surgieron a finales de los 80 y durante todos los 90... pero más bien creo que fue Spielberg (y otros directores de su generación) quien creó unas pautas y una firma que el cine de acción palomitero se apropió y ha seguido imitando (superficialmente) hasta hoy en día. Como ocurrió con Hitchcock décadas antes, el genio no estuvo reñido con las ventas, y por eso los estudios se apropiaron de su apariencia formal y ciertos aspectos de su identidad visual. FIN DE INCISO*

Hay muchos elementos que transmiten esa identidad visual, pero uno de los más importantes sin duda es la relación de aspecto.

Algunos ya sabréis lo que es la relación de aspecto (aspect ratio). Para los que no, lo resumo rápidamente y sin entrar en detalles: la relación de aspecto es la forma que tiene el encuadre de una película. Esta forma siempre es rectangular, pero la Relación de Aspecto nos dice si es más o menos panorámica (ancha). Ejemplos:

El formato "habitual" de cine es 1.85:1. Pero las películas de acción, cuyo impacto se basa en imágenes espectaculares y grandiosas, se suelen presentar en el formato 2.40:1, más panorámico.

Hay dos formas de conseguir este formato más panorámico en cine:
  • Rodando con Lentes anamórficas.
  • Recortando una imagen estándar (rodada en 1.33:1 ó 1.85:1)
El primer método fue el más empleado durante los años 70 y 80, en películas como las citadas al principio de la entrada. Consiste en comprimir ópticamente una imagen más ancha en el espacio de un negativo de cine normal. Una imagen vale más que mil palabras, así que me las ahorraré:


El uso de lentes anamórficas tiene un pequeño "fallo", que es también su firma de autenticidad: su Lens Flare azulado y anamórfico (deformado horizontalmente). Sin entrar en detalles, el tal Lens Flare es un artefacto que se produce cuando la luz de una fuente muy intensa (faro de un coche, foco) entra directamente a la cámara. Esto provoca una serie de aros de luz que se superponen a la imagen, y cuya cantidad, forma, colores y distribución dependen de la óptica.

"Lens Flare". Photo by Ben Cooper

Aunque el lens flare se produce en cualquier óptica, sea anamórfica o no, las lentes anamórficas tienen una particularidad, y es que la deformación de la imagen se produce antes de superponerse el lens flare (que se impresiona con forma circular), por lo que al devolverse la imagen a su formato panorámico en la proyección, el flare se estira horizontalmente. Esto es más notable cuanto más grande es el flare en pantalla.

Lo que inicialmente era una anomalía técnica se convirtió en la marca de la casa, y en el protagonista de la fotografía nocturna de películas memorables como Die Hard, Blade Runner o Encuentros en la Tercera Fase.

"Blade Runner". ©Warner Brothers

El segundo método para tener una película en 2.40:1 es rodar un formato estándar (1.33 o 1.85) y luego recortarlo. Este método se usó mucho a partir de los 90 (True Lies, The Abyss, Fight Club...), cuando se empezaron a usar cada vez menos las lentes anamórficas (hoy en día son una rareza). El problema es que el entrañable lens flare anamórfico, con su mágica banda azul, se había grabado en nuestro subconsciente, y su ausencia se hacía notar. Por eso, hoy en día se recrea de forma digital, en postproducción. Ejemplos de esto son películas como Panic Room o...

"Transformers". ©Universal

Así que la próxima vez que te de un ataque de nostalgia y te pongas el DVD de alguna película de los 80 , fíjate en esos preciosos círculos que te hipnotizaron cuando eras un renacuajo, y échate a llorar, porque no los volverás a ver en la gran pantalla... los que ves hoy en día son meros sucedáneos, como los postres "artesanales" del super y las fabadas "caseras" que te venden en lata.

(Todas las imágenes © Mayec Rancel, a menos que se especifique lo contrario)

EPÍLOGO:
Los que leéis mi blog regularmente habréis notado que esta entrada se aleja de lo habitual. Siempre fue mi intención tratar este tipo de freakadas más a fondo. Pero supone un trabajito considerable. Por eso me interesa mucho recibir vuestros comentarios. Decidme si os ha interesado mucho, poco o nada. También podéis darme sugerencias de como podría mejorarlo, o de partes que no hayan quedado claras y/o queráis que trate más a fondo en una futura entrada del blog. Si veo que hay interés, estaré encantado de escribir entradas como esta de vez en cuando, porque cuando aprendo cosas como esta me ilusiona poder compartirlas, pero sino... me ahorraré el trabajo. Espero esos comentarios.

8 comments:

Anonymous said...

sin tiempo para comentarte más a fondo (pero para que quede constancia): muy interesante y bienvenidas más entradas como esta... molto educativas...

Cork M.

PD No sé si Spielberg es un autor, pero... me sorprendió "Munich".

Mayec said...

Y bienvenido sea tu comentario, Hombre Corcho. Me consuela saber que alguien ha sacado algo útil de esto.

Tomo buena nota de "Munich", que aún no he visto, cosa que intentaré remediar.

Charly said...

Mira por donde, me acabo de comprar el primer DVD de mi vida (alius facultae gratia): la edición 30 annif de Close Encounters, con anamorphic lenses flare (destello de lentes anamórficas) a cascoporro, reflejo de su auge modal como acertadamente documentas.

Eso que has escrito rebasa en calidad, interés y coherencia estructural a cualquiera de los artículos de cualquier Fotogramas de los años 90 (esos que no sé qué hacer con ellos). No estoy ya puesto en los de los años dosmilcerocero.

Joder, menos modestia y a ver si escribes más así. Spielberg no necesita demostrar nada ya para salvarse de una quema ficticia, ni merecen un segundo de atención el 95% de las críticas que artificiosamente se han hecho sobre él. Está claro, leche. Ni Kubrick ni Coppola ni Hitchcock. Es el problema de nuestra sociedad actual de abrir la boca para cuestionar a genios por razones oscuras... aunque pronto se adivinen.

Y perdón por los tacos.

Coño.

Mayec said...

¡Buena adquisición, Charly! Es un digno candidato a "primer DVD de mi vida". Y gracias por lanzarte a la aventura de traducir "lens flare" (muy digna y razonablemente)... cosa que yo he evitado, porque siendo un término muy empleado en inglés en el mundillo, no hay una traducción establecida, y uno se arriesga a crear confusión.

Me alegra que te haya gustado esta entrada, a ver si eso me anima a hacer más de este pelo durante el 2008.

Fotogramas... apesta. Yo jamás he comprado una, y con ojear 3 páginas ya me tira para atrás. A quien quiera leer prensa sobre cine, aparte de los Cahiers, recomiendo Dirigido Por, que compro muy ocasionalmente, y que es bastante más "seria" que Fotogramas. Además mantiene un buen, y difícil, equilibrio entre el cine más "comercial" y el cine de autor y de culto, pasado y presente.

Y viva los tacos.

Joder.

Charly said...

Que conste que también compraba Cinerama, Cinemanía y Premiere. Y que en los noventa yo era un tópico adolescente acneico así más bien enratonao... Qué te voy a contar a ti.

Sí, sí, sí. Fotogramas apesta. Mucho.

Mayec said...

Ok, Charly. Si comprabas Fotogramas en los 90, te "perdono" (:p). Sobre todo porque en aquella época seguro que sabías bastante más de cine que yo.

Research Development Resources said...

Juzgar a una película como producto precocinado de supermercado por no tener los lens flares de las pelis
filmadas en los 70 es de una supercialidad y quedarse
estancado en la antigüedad alarmante. Muy propio de
las personas que escriben en cineasia y similares.
Sí. Blade Runner es genial. Y también lo es Avatar que
fue filmada digitalmente y luego pasada a cinemascope
Por cierto 2,35 : 1, no 2,40 :1. Nada de lentes anamórficas.
He visto mucho cine filmado digitalmente y en el cine
la calidad es buenísima. Igual o incluso mejor que el cine
analógico. Mejor que lo que se ve en el bluray o dvd. Pero
una vez más hay un montón de gente anclada en el pasado
que detestan los adelantos. Ya lo dijo Jorge Lucas en su momento (Cinefex 102). Bastante mejor revista que bazofias como Cineasia o Fotogramas. Es por eso por lo que los hipócritas que dan los oscars prefieren premiar a bodrios aburridos sin historia en blanco y negro como The Artist a peliculones filmados en 3D como Avatar o La Invención de Hugo. Perdón por las molestias.

Mayec Rancel said...

Estimado Research, gracias por tu comentario. Molestia ninguna. Entre otras cosas, y sin duda por torpeza mía, creo que no has captado el segundo grado de mi artículo (que ya tiene 11 años). No menospreciaba el cine digital, o la ausencia o presencia de lens flares, sino que quería recalcar la ironía de que se acabe poniendo esfuerzo tan concienzudo para reproducir lo que originalmente eran artefactos accidentales y, a menudo, indeseados. El objetivo de este artículo era informar y educar en cuanto a aspectos técnicos, y no con afán de crítica estética. Y eso porque, precisamente, soy lector más asiduo de Cinefex (de las cuales, como profesional de los VFX, tengo una buena colección) que de Fotogramas (que afortunadamente no habré ojeado más de una vez en mi vida) o Cineasia (que no se ni lo que es, pero suena a nombre de tienda de DVDs piratas). Coincido también contigo en que, con o sin 3D, Hugo es un peliculón.