Dark Side of the Sun

Wednesday, September 19, 2007

Inspiración festivalera: La responsabilidad del creador

En este mes de Septiembre estamos sumidos en el ambiente festivalero.

Acabo de recibir noticia de la selección de Substantia entre los finalistas del sevillano I Festival Internacional de cortometrajes Villa de Espartinas. El festival tendrá lugar del 11 al 14 de Octubre en la Villa de Espartinas (Sevilla).

El comienzo de unos festivales es el final de otros (disculpad esta poética referencia substantiosa) . Anoche asistí a la clausura del 16 FCM, en cuya sección de animación se encontraba Substantia. Quiero destacar, en un arranque de orgullo isleño, el cortometraje Nasija, del director tinerfeño Guillermo Ríos Bordón.



Es una denuncia dura y desgarradora, aunque habilmente equilibrada por un fuerte contraste poético, de la situación que viven las mujeres nigerianas, y más concretamente las condenas a lapidación, una espantosa realidad que todos conocemos gracias a las campañas de Amnistía Internacional. Desde aquí, felicito a Guillermo y le deseo que se prolonguen sus éxitos y mucha gente tenga la oportunidad de ver su cortometraje.

Como comenté a mi paisano en la fiesta que tuvo lugar en el Laydown (un sitio singular, si tenéis ocasión, vale la pena tomarse una copa allí para verlo), es un cortometraje inspirador para quienes, como yo, sienten la responsabilidad de hacer cortometrajes que vayan más allá del entretenimiento y se conviertan en una pieza más del motor que impulse el cambio hacia un mundo mejor (toma ya....).

Quien conozca mi filmografía pensará muy acertadamente que ninguno de mis cortos se cuenta entre esa categoría. Pero desde siempre he sentido el anhelo de que mi trabajo, fuera cual fuese, aportase su granito de arena en la construcción de ese mundo más justo con el que muchos soñamos. Y desde que me dedico a la realización audiovisual estoy buscando cualquier ocasión de realizarme en ese sentido.

Los artistas y creadores no debemos ignorar lo que los líderes y clases dirigentes saben desde hace milenios (Platón ya puso en guardia a los dirigentes de Atenas contra los peligros de los poetas, a los cuales excluía de su República ideal): tenemos el potencial de convertirnos en armas e instrumentos políticos. El ignorarlo y querer quedarnos al margen acarrea el peligro de convertirnos en peones ignorantes de aquello que entorpece, pervierte y destruye lo que más queremos y deseamos. Creo que debemos aceptar nuestra responsabilidad: la responsabilidad de un cineasta (o cualquier artista) no es cambiar el mundo, sino decir la verdad. "Nuestra" verdad, claro está. "Nuestra" visión del mundo, puesto que en la actividad creativa la objetividad no existe.

Al iniciar esta entrada no tenía intención de soltar un discurso tan serio, pero la obra de Guillermo Ríos me ha dado pie a ello, y me ha hecho recordar que expresar (y debatir, espero vuestros comentarios) este tipo de convicciones y opiniones es lo que me incitó a parir La Extraña Casa en La Niebla. Gracias Guillermo. Gracias Nasija.

No comments: